La Policía del Futuro (Un Futuro Diferente nº 86) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

La Policía del Futuro (Un Futuro Diferente nº 86) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Titulo del libro: La Policía del Futuro (Un Futuro Diferente nº 86)

Autor: Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Número de páginas: 156 páginas

Fecha de lanzamiento: May 24, 2017

Obtenga el libro de La Policía del Futuro (Un Futuro Diferente nº 86) de Oswaldo Enrique Faverón Patriau en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Oswaldo Enrique Faverón Patriau con La Policía del Futuro (Un Futuro Diferente nº 86)

Algunos grupos policiales cuentan ya con dispositivos y mecanismos dignos de películas de acción, poniendo a la policía del futuro bastante por delante de lo que imaginarnos. En el futuro cada vez veremos más de estas tecnologías asombrosas.
Uno de los elementos que asociamos más a los policías, son las esposas, inventadas en 1912. Hoy existe un modelo capaz de retener a la víctima no solo mediante su clásico mecanismo de seguridad, sino con la posibilidad de inmovilizarlo mediante choques eléctricos o drogas.
Un avance tecnológico que se viene son las balas GPS, se pretende evitar la persecución y los posibles accidentes, disparando balas especiales que, una vez impactan el vehículo de escape, activan un sistema de seguimiento que permite conocer la ubicación al detalle, sin necesidad de mantenerlo a la vista. Otra ventaja de esta novedad, es que podría permitir a los policías acercarse de forma incógnita, disparando la bala de seguimiento sin necesidad de llamar la atención con sirenas o los típicos coches policiales.
Si eres asiduo a series de TV, habrás visto que los muestreos de ADN son algo simple y rápido de realizar. Sin embargo, la realidad nos muestra otra cosa. Sin embargo, pronto obtener un resultado podría ser cuestión de minutos.
Las cámaras de seguridad ayudan a registrar evidencia sobre los criminales; estas no pueden prevenir los hechos, y en ocasiones es bastante sencillo burlar su seguridad. Es por eso que se han creado cámaras que analizan el comportamiento del cuerpo, prediciendo ataques y alertándonos en tiempo real.
En casos de catástrofes o situaciones donde se torna difícil identificar cuerpos, se suele recurrir a entierros masivos, además de sembrar dudas sobre el real paradero de los involucrados. Con la idea de eliminar esa situación, existen sistemas capaces de escanear una muestra del fallecido.
Pronto analizando el reflejo en el ojo será posible obtener una buena imagen de lo que este vio.
Una vez agotados ciertos recursos, una autopsia suele ser el procedimiento que arroja más información sobre una víctima y sus circunstancias al momento de fallecer. Pero, por motivos religiosos o culturales, no siempre es posible llevar adelante tal estudio. Una forma de lidiar con eso será la autopsia virtual, en la que diferentes dispositivos podrán escanear el cuerpo y crear una proyección tridimensional. Gracias a herramientas informáticas y softwares especiales, los forenses podrán realizar los mismos trabajos que harían sobre el cuerpo real, pero en el duplicado virtual. Además, la digitalización de la información permite compartir los datos al instante sin importar las distancias.
Hay personas que cuentan con una memoria perfecta, capaz de recordar rostros, números, sonidos o imágenes incluso aunque los vean una única vez. Estos individuos podrían ser entrenados y utilizados en favor de la resolución de crímenes, evitando así la contaminación en la información generada por la memoria del ciudadano promedio.
El micrófono visual, consiste en deducir lo que sonaba en un momento concreto a partir de un objeto. Cuando un sonido choca contra un objeto, hace que éste último vibre, por lo tanto, la información reside en ese objeto. Se ha logrado extraer sonidos, palabras y voces de un papel de aluminio, de la superficie de un vaso de agua y de las hojas de una planta. Esto permite escuchar mensajes a distancia e identificar a los participantes de una conversación sin verlos.
Cualquier implante médico es susceptible de ser hackeado. Por tanto, un hacker sí lo desea podría cometer un crimen.
Pronto se verá el uso de software, vía web, que se nutrirá de múltiples datos y que al aplicar algoritmos facilita la predicción de actos delictivos. Esta tecnología permitirá establecer prioridades ya que muestra un mapa de probabilidades respecto a la tipología de los delitos, las zonas en las que se pueden producir y hasta los días de la semana y las horas en las que se prevén que ocurran.