Cómo ganamos el proceso y perdimos la república: Una crónica de la crisis de Estado desde dentro y desde fuera por Josep Martí Blanch

Cómo ganamos el proceso y perdimos la república: Una crónica de la crisis de Estado desde dentro y desde fuera por Josep Martí Blanch

Titulo del libro: Cómo ganamos el proceso y perdimos la república: Una crónica de la crisis de Estado desde dentro y desde fuera

Autor: Josep Martí Blanch

Número de páginas: 194 páginas

Fecha de lanzamiento: April 12, 2018

Editor: ED Libros

Cómo ganamos el proceso y perdimos la república: Una crónica de la crisis de Estado desde dentro y desde fuera de Josep Martí Blanch está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Josep Martí Blanch con Cómo ganamos el proceso y perdimos la república: Una crónica de la crisis de Estado desde dentro y desde fuera

Este ensayo no busca titulares espectaculares, ni aparentar una importancia que el autor no ha tenido ni tiene. Son un puñado de páginas honestas que exponen, con el apoyo de los hechos, una visión particular, la de Josep Martí Blanch, sobre los porqués y el cómo de la situación política en Cataluña. No pretende dar lecciones, pregonar una verdad relevada o descubrir un nuevo catecismo.
La trinchera ideológica es otra vez el signo de los tiempos. El atrincheramiento proporciona confortabilidad. Permanecer entre iguales es gratificante pues nadie quita ni discute razones. Pero dividir el mundo entre buenos y malos empobrece la mirada y atrofia el cerebro. Sin convicciones no hay movimiento; sin ponerlas a prueba, tampoco. El fanático es peligroso, pero, ante todo, es aburrido. Profese la religión que profese.
En todo caso, 'Cómo ganamos el proceso y perdimos la república' es una mirada, la de Martí Blanch, sobre la mayor crisis de Estado desde la restauración de la democracia en España. Una crisis que se mantendrá cronificada en la agenda política más tiempo del que nadie era capaz de imaginar. Por tanto, no se marchen todavía, aún hay más…